Esmalte Héctor Monroy

Una pregunta frecuente: ¿se puede modificar un esmalte para poder ser quemado a otra temperatura?

La respuesta simple es: “algunas veces se puede; otras, no”.

Estudio de un caso en que no es posible: Adolfo comentó: “Traté de hacer el esmalte rojo de hierro y no me quedó; salió negro”. La respuesta a este caso en particular es la siguiente:

¿Qué fenómeno produce el color rojo en este esmalte?

Se trata de un esmalte saturado de óxido de hierro que se introduce en forma de cristales de hematites (Fe2O3) u óxido de hierro rojo. Al incrementarse la temperatura, este óxido comienza a disolverse dentro de la matriz del vidrio conformado por los materiales de base, pero se disuelve poco.

Para lograr producir el color rojizo se necesita que la mayor parte del óxido de hierro se disuelva en la matriz de vidrio al punto de sobresaturarla, de manera que, al ir enfriando, esta matriz ya no pueda retenerlo todo y, consecuentemente, lo exsude hacia la superficie. Ello sucede alrededor del cono – 8 (1245° – 1260° C), pero no, antes.

Otro factor importantísimo es la presencia de fósforo (introducido en forma de fosfato tribásico de calcio – o ceniza de huesos –) que actúa como un poderoso desmineralizador, impidiendo que los cristales exsudados de óxido férrico sintericen y formen cristales de mayor tamaño que se tornan violetas, marrón o negro, es decir, que la extremada finura de los cristalitos de óxido de hierro, de color rojo naranja, no se pierda.

SOLUCIÓN AL PROBLEMA:

  • Cuando busque lograr un buen color rojo en este esmalte denominado “kaki”, quémelo siempre a una temperatura igual o superior al cono 8, para que el fenómeno se produzca con suficiente eficacia.
  • La procedencia y características del fosfato tricálcico pueden provocar variaciones en el acabado de este esmalte. Por ejemplo, la ceniza de huesos natural produce un naranja más encendido y terso que el fosfato mineral.
  • Para los casos en que requiera lograr este esmalte a temperaturas inferiores, necesita cambiar la fórmula de base y la curva de enfriamiento. Consulte el Artículo “Combinando procedimientos” en esta misma sección.

 

1 La Ceramista Patricia Martos, decidió llamar así este esmalte, en honor del fallecido gran ceramista mexicano Héctor Monroy.